La isla - 8

La isla (by Miguel Aguilar)

Cuando la noche se descuelga jungla abajo, deslizándose por la ladera siguiendo la vegetación, la isla se llena de una vida ignota. Es como si la luz del día maquillara la realidad para que te resulte más conocida, pero por la noche ya no hay nada que enmascare la salvaje vida de la jungla. El gecko lanza su canto, heh-hoo!, cuatro veces, heh-hoo!, siempre cuatro veces. Intentas imaginarlo subido en las palmeras, esperando alguna presa o llamando a su pareja. Lo intentas pero no lo consigues, te resulta imposible imaginar un animal que haga ese ruido. Los pájaros parecen inundar con sus aleteos y trinos una jungla que de día parece vacía, hay chasquidos en el bungalow, hay crujidos, quejidos. Aguzas el oído y puedes discernir un animal de otro, pero no sabes de qué clase es: pájaro, insecto, anfibio... Los gritos de los murciélagos se entremezclan con el ulular del viento y la cadente demostración de fuerza del mar. La noche está llena de una vida que no conoces y en el fondo eso te asusta.

Comentarios

  1. Realmente me ha encantado tu relato, las descritpciones y modimos hacen que pueda ver a la distancia la belleza de ese lugar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Disneyland Hong Kong

En la magnífica China