Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2008

¡Feliz Navidad desde Hong Kong!

Imagen
Os escribo más que nada para dejaros alguna foto y desearos Feliz Navidad. Estamos bien, en ruta. Llegamos el día 23 a Hong Kong y nos reunimos con Pepa en un pedazo de hotel, el Rambler Oasis (50 €), y empezamos la colonización. Hace tres días que llegamos y por ahora, además de las compras en mercados, compras en centros comerciales, compras en puestos callejeros y compras y más compras; creo que hemos hecho más kilómetros a pie que nunca para ver la ciudad. La visa está que echa humo, y el aire debe tener algo raro, algún tipo de contaminación, por que hasta yo estoy comprando.


Me ha sentado algo mal la comida de ayer y ando pachucho, no tengo ganas ni de escribir, así que dejo para mejor ocasión un relato más detallado de esta enormidad llamada Hong Kong.


Hay alguna foto más en flickr ;)

Hablemos de Camboya

Imagen
Sí, ya lo sé, nos tiramos un mes casi sin escribir y ahora tres del tirón, pero es que la conexión a internet en Camboya es mala y lentísima, y los cyber que encontramos en las ciudades están empetados de niños jugando, mayores llamando por skype a voces y encima todos amontonados en sillas de plástico con un calor sofocante, vamos, que no se puede una inspirar mucho en esos lugares para escribir un post. Si lo llevamos hecho y lo pasamos con el pendrive, no reconoce los caracteres y, como nos pasó el otro día, después de corregirlo, pasarlo y cambiarlo, el santo ordenador nos lo borra todo. Salimos con un mosqueo del cyber...

Contaros que me gusta Camboya, Siem Reap, no tanto ya que aquí hay una calima constante que se te agarra a la garganta y no te deja respirar, una tierra roja en constante movimiento ya que la mayoría de las calles están sin asfaltar. También están en obras la carretera de Angkor. Las carreteras no son muy buenas y hay muchos carriles, tardas bastante en llegar de…

Templos de Angkor

Imagen
Desde la isla, ay, nos venimos a Siem Reap para descubrir el complejo de templos de Angkor. La entrada son 40 $ por persona (32 € más o menos) para visitar todos los templos durante tres días. Se pueden visitar con guía o por tu cuenta; en grupo organizado o solos; en tuk-tuk, en moto, coche, autobus, o bicicleta. Nosotros nos decidimos por las bicis (1 $ día/persona), a pesar de que para ellos todas las distancias son largas. De la ciudad al primer templo hay siete u ocho kilómetros, y luego todo está más o menos cerca y no se hace pesado por que se transitan parques y lagos. Hace calor pero no es excesivo, las carreteras están en bastante buen estado (ahora hay algunas en obras que suponemos acabarán pronto). La magnificiencia de los templos nos hacen imaginar el alarde arquitectónico y las ansias de grandeza de los antiguos Khmer. No vamos a hacer un detallado relato de los templos que visitamos por que lo que os podríamos contar es lo mismo que encontráis en la wikipedia u otras p…

La Isla

Imagen
Os traigo fotos de la Isla representando un día cualquiera. En mi ordenador las fotos se ven más claras, pero una vez las subo a flickr, no sé por qué, se ven algo más oscuras. En nuestro día imaginario las vacas dormitan a la sombra, las gallinas picotean en la arena, las cabras arañan lo que pueden de los cocos caídos.



























Len sube por la palmera como si fuera una escalera y recolecta los cocos que Srimon recoge en la orilla para enfriarlos en la nevera.






Al pasear por la Isla vemos cómo preparan las algas en la "granja", las atan en largas cuerdas que luego dejan en el mar para que crezcan. Los pequeños juegan a nuestro alrededor y revolotean como colorines encantados por la visita que rompe la rutina.











Y el final del día nos trae un espectáculo que se repite cada noche.

La isla

Hola a todos, Seguimos vivos de vuelta en Phnom Penh haciendo escala hacia el norte, aún no muy seguros de la próxima parada. La isla ha sido... La isla ha sido... No puedo escribirlo, aún es muy reciente y se me nublan los ojos al recordarla. Para que os vayáis haciendo una idea, Loli ya piensa volver antes de la vuelta a casa. Y como mínimo queremos quedarnos tres semanas. Ha sido una experiencia maravillosa, creo que el viaje estaba predestinado para que nos encontráramos en la isla en el momento justo, después de la locura Vietnamita y con un tiempo perfecto. Todo lo que os cuente de la tranquilidad y la paz que hemos disfrutado es poco. La intensa "vida social" que hemos tenido, la de cosas que hemos descubierto, la de experiencias nuevas que hemos tenido. Hasta he vuelto a escribir después de dos meses y pico!! Loli se hizo en un par de días imprescindible para los propietarios, que apenas hablan inglés, y ella, menuda es, les mantuvo los bungalows ocupados todos los día…

Las fotos

Imagen
Esta fue la bienvenida a Camboya, ¿cómo no sentirnos bien al llegar?
















Y esta es la estampa matutina en Phnom Penh, ¡qué paz! Hay algunas fotos más del Mekong en Flickr por si queréis verlas, que la conexión no da para mucho. ;)

¿Dónde estamos?

El sábado quedamos con Mónica y Ana para tomar algo en el Pacharán. No pensábamos comer nada, sólo una cervecita y una cocacola para hacer tiempo. Encontramos el local fácilmente y nada más entrar nos gustó el ambiente. Nos sentamos en la barra y pedimos las bebidas y empezaron a llegarnos olores conocidos. Un aroma a tortilla de patatas se nos quedó prendido, el penetrante olor del aceite de oliva acompañaba al chisporroteo de los calamares en la sartén. Entonces pedimos la carta para echar una ojeada, y parecía que nos había tocado la lotería: gazpacho, jamón serrano, queso manchego, patatas bravas, boquerones en vinagre, ensaladilla rusa... Saltábamos en el taburete y cada línea que leíamos era un nuevo premio. Los camareros nos miraban con curiosidad y sonrientes se acercaban a preguntarnos qué queríamos. No pudimos resistirnos y empezamos a tapear, éramos como unos niños escribiendo la carta de reyes, lo queríamos todo. Por un momento no sabíamos dónde estábamos, por cierto, ¿dón…

Hello, Money

Jueves día 4 de diciembre, debemos salir hacia el delta del Mekong a las 8 de la mañana. Pero no fue así, el autobús llegó con media hora de retraso. Loli tiene un mal sentimiento sobre la excursión, desde que llegamos a Saigón quiere hacerlo por su cuenta, pero el barco que baja hasta Can Tho por el río estaba averiado y habría que esperar unos tres días para salir. A mí me daba pereza organizarlo todo, y por 34 € no me merecía la pena calentarme la cabeza, así que la convencí para ir aborregados esta vez. Mal asunto. Salimos por fin, bastante retrasados, pero aún de buen humor por que nos apetecía el paseo en barco. Llegamos después de más de dos horas a Cai Bé, dónde cogimos al fin un barco por el Mekong. Nos llevaron a ver lo que quedaba del mercado flotante, apenas unas barcazas con los restos del día, luego nos llevaron a una isla por canales más pequeños y nos ensañaron la fabricación de los caramelos de coco (tienda turistonga), los dulces de arroz inflado (otra tienda) y de a…

Saigón (La ciudad de Ho Chi Mín)

Ya estamos en Saigón, que oficialmente es la Ciudad de Ho Chi Mín. Después de la clausura obligada por el mal tiempo en Nha Trang, nos hemos encontrado con un tiempo espléndido en Saigón. La ciudad es extensa, muy poblada y nunca descansa. Llegamos a las cinco de la mañana y había mucho movimiento, como si fuera media mañana. Sin tener ni idea de dónde estábamos en la ciudad, y medio dormidos, nos encontramos de sopetón con los taxistas, moteros y demás comerciantes que se acercan al olor del turista fresco. Buscamos hotel y lo que encontramos es bastante cutre, aunque está muy bien situado, en pleno centro turístico, cuesta 10 $ y no hay nada más barato. Bueno, sí lo hay, pero ya pasa demasiado de nuestro límite autoimpuesto, ya que no queremos llegar al inframundo si no es obligatorio.

La primera impresión de la ciudad fue el caos sin concesiones. Nos adaptamos bastante bien, ya que ya hemos aprendido de Hanoi y otras grandes ciudades. Después de visitar lo más turístico, lo "ob…

La paz en Nha Trang

Imagen
La lluvia nos ha dado una tregua, y al igual que los caracoles, hemos salido corriendo a la calle. El plan era visitar un par de pagodas y la torre Cham que preside la ciudad. Sin embargo los planes sólo se hacen para poder saltárselos.

Llegamos a la pagoda de Long Son y nos encontramos con la sorpresa de que por ser domingo había rezos casi continuados. Los primeros a los que asistimos debía ser una clase de catequesis a los niños. Les enseñaban cómo había que poner las manos, cómo arrodillarse (el culo pegadito a los talones, niñas), las inclinaciones de tronco... Pasamos un rato entretenido. Luego subimos a lo alto de una colina y nos maravillamos con el enorme Buda blanco sentado sobre una flor de loto. Catorce metros de Buda. Luego vimos el Buda yacente esculpido en piedra, otros dieciocho metros de Buda. Todo estos números según un autóctono que se nos pegó, no sé si serán ciertos, que yo para los números no valgo.

Al bajar de la colina volvimos al templo ya que iban a rezar un gr…